10 may. 2012

Dos diálogos, Una conclusión

Suena el teléfono en un servicio técnico de informática.

-Servicio técnico de ordenadores, buenos días -Saluda amablemente un técnico.
-Hola. Oye que el chisme éste no me va -Responde un usuario.

-Disculpe, pero ¿Quién es usted?
-Soy Perico.

-Lo siento caballero, pero no le conozco, de todas formas dígame en que puedo ayudarle.
-Que el chisme éste no va -Insiste el usuario.

-Perdone, pero ¿Qué es el chisme? -Pregunta el técnico, pensado que puede ser un ordenador, un portátil, una impresora, una cámara, un router, un programa, un disco duro, un pendrive, una grabadora y cien aparatos más.
-¡Joer! ¡Pues eso, el ordenador!

-¿Y qué es lo que le ocurre?
-Ya se lo he dicho... ¡Qué no va!

-Pero que no va, el qué.
-¿Otra vez? ¡El Ordenador!

-Pregunto sobre el ordenador. ¡Qué le ocurre al ordenador! ¡Qué hace!
-No funciona.

-Eso puedo suponerlo, porque entonces no estaríamos hablando por teléfono, así que me gustaría saber que le ocurre a su ordenador. ¿No arranca? ¿No enciende? ¿Falla algún programa? ¿No funciona internet? …
-¡Ah, no sé! Yo no sé informática.

A estas alturas el técnico ya tiene el cerebro a punto de estallar...

-Vamos a ver... ¿Tiene ahora mismo el ordenador delante?
-Si

-Vale, pues arranque el ordenador.
-Voy a arrancarlo.

-¿Ya está?
-No, no arranca.

-¿Qué está haciendo para arrancar el ordenador?
-¡Pues darle al botón el que tiene delante!
-El ordenador tiene varios botones “delante”. Pregunto, a cual de todos esos botones está pulsando.
-¡Ah, no sé! pues el de arriba.

-Señor, el de arriba es el botón para abrir la bandeja de CD’s, el que tiene que presionar es el botón “Gordo” que está en el centro del ordenador.
-¡Anda coño! ¡Habérmelo dicho antes!

-¿Ya arranca el ordenador?
- ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii...

-¿Señor?
- ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii...

-¿Oiga?
- (el usuario ya colgó el teléfono hace rato sin un gracias, hasta luego o adiós)


Ahora, imagínate la misma conversación, pero vamos a cambiar el “chisme”. En vez de un ordenador, usaremos por ejemplo, un coche.


Suena el teléfono en un servicio técnico de automóviles.

-Servicio técnico de automóviles, buenos días -Saluda amablemente un técnico.
-Hola. Oye que el chisme éste no me va -Responde un conductor.

-Disculpe, pero ¿Quién es usted?
-Soy Perico.

-Lo siento caballero, pero no le conozco, de todas formas dígame en que puedo ayudarle.
-Que el chisme éste no va -Insiste el conductor.

-Perdone, pero ¿Qué es el chisme? -Pregunta el técnico, pensado que puede ser un coche, una moto, un camión, el GPS, un intermitente, el volante, el maletero, las luces del salpicadero, el encendedor y cien aparatos más.
-¡Joer! ¡Pues eso, el coche!

-¿Y qué es lo que le ocurre?
-Ya se lo he dicho... ¡Qué no va!

-Pero que no va, el qué.
-¿Otra vez? ¡El Coche!

-Pregunto sobre el coche. ¡Qué le ocurre al coche! ¡Qué hace!
-No funciona.

-Eso puedo suponerlo, porque entonces no estaríamos hablando por teléfono, así que me gustaría saber que le ocurre a su coche. ¿No cierran las puertas? ¿No frena? ¿Falla algún piloto? ¿No funciona la palanca de cambio? …
-¡Ah, no sé! Yo no sé conducir.

A estas alturas el técnico ya tiene el cerebro a punto de estallar...

-Vamos a ver... ¿Tiene ahora mismo el coche delante?
-Si

-Vale, pues arranque el coche.
-Voy a arrancarlo.

-¿Ya está?
-No, no arranca.

-¿Qué está haciendo para arrancar el coche?
-¡Pues darle al botón que tiene delante!
-El coche tiene varios botones “delante”. Pregunto, a cual de todos esos botones está pulsando.
-¡Ah, no sé! pues el de arriba.

-Señor, el de arriba es el botón para abrir lel navegador GPS, lo que tiene que hacer el meter la llave del coche que está debajo del volante y girarla un poco a la derecha.
-¡Anda coño! ¡Habérmelo dicho antes!

-¿Ya arranca el coche?
- ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii...

-¿Señor?
- ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii... ...pii...pii...pii...

-¿Oiga?
- (el conductor ya colgó el teléfono hace rato sin un gracias, hasta luego o adiós)


Comparar detenidamente los dos diálogos y podrás comprobar lo absurdo que nos resulta a los técnicos tratar con gente que no tiene ni la más pajolera idea de usar un puñetero ordenador.
Por cierto... el primer diálogo es real y sufrido en mis propias carnes (y no es el primero ni será el último, por desgracia).

Conclusión: LA GENTE SE COMPRA COCHES SIN SABER CONDUCIR.

2 comentarios:

Fredy_ven_a_20 dijo...

Carnet para usar ordenadores... ¡¡ya!!
Y los pijos que vayan a ordenador-escuelas que tengan MAC's...

RK2 dijo...

Los que tengan MAC, seguro que les regalan una subvención (proporcionada por la $GA€) para hacer un master en los "estados arrejuntados de amarica".