1 dic. 2010

Condón para Pendrives

El que más y el que menos tiene o ha utilizado una memoria usb para pasar datos de un sitio a otro o bien para almacenar archivos (cosa que no se debe hacer en este tipo de dispositivos, pero bueno...).

El caso es que entre la ineptitud de los usuarios que utilizan un ordenador, el windows que es tan seguro como una hormiga en una pista de baile y la cantidad de malware (virus, espías, troyanos, hijackers, etc...) que aparece cada día, esto se está convirtiendo en una pandemia.
Los antivirus hacen muy poco (en la mitad de los casos NADA) y los usuarios se pasan por el forro de los cojones las advertencias de peligro de los sistemas de seguridad (perdón por la expresión anterior, pero es lo más tibio que puedo decir en este caso).
Antes de ir al grano, informaros de que antiguamente, las memorias USB, tenían un switch (un interruptor) que servía para proteger la memoria contra escritura (igual que en los disquetes), de esa forma no podían modificarse los archivos guardados, borrar datos por accidente o bien guardar archivos sin consentimiento. Sin duda alguna, una forma muy sencilla de proteger un pendrive.

El caso es que los fabricantes comenzaron a quitar ese elemento mecánico de sus dispositivos (...la gente siempre quiere comprar barato) y ahora mismo son muy pocas las memorias que existen con este mecanismo de seguridad.
Pero que nadie desespere, porque existe un programa llamado USB Write Protect, que sirve para activar o desactivar la protección contra escritura de los pendrives.
El funcionamiento es muy sencillo ya que el software activa una rutina alojada en el microcontrolador de la memoria USB, la cual cambia el permiso de escritura-lectura de la memoria.
Así que ahora ya podéis proteger la memoria antes de salir de casa, no sea que cuando regreséis, tengáis un "regalito" para vuestro patético windows.

El programa no necesita instalación y podéis descargarlo de aquí.

Por si alguno todavía no se ha enterado, el programita en cuestión sirve únicamente para windows. Ni siquiera me he molestado en buscar uno para Linux o Mac porque la respuesta es más que obvia.