21 dic. 2010

Quitar el buscador personalizado por la distribución GNU/Linux

Si alguno ha instalado una distribución GNU/Linux y ha usado el navegador Mozilla firefox, seguramente ha observado que al utilizar el campo de búsqueda de Google, los resultados aparecen "modificados" por el buscador propio de la distribución. Véase el ejemplo de la imagen inferior.

En la imagen podemos observar que los resultados aparecen con el buscador Google de Linux Mint, una distribución GNU/Linux de tantas.
Parece que no ocurre nada, simplemente aparece un logotipo, pero alguno de los resultados si pueden variar. Esto se aprecia sobretodo cuando realizamos búsquedas minuciosas o con un alto grado de filtrado.

Buscando por ahí, parece ser que todos se han dado por vencidos a la hora de sustituir el buscador de la distribución por el buscador original de Google, ya que si vamos a añadir nuevos buscadores en la web de complementos de Firefox, el de Google no aparece porque se supone que el navegador ya lo lleva integrado.

Una solución es tan sencilla como ir a esta página:
Concretamente es la sección de plugins del proyecto mozilla original.
Buscamos "Google ES - la Web", hacemos click en el enlace y automáticamente aparece una ventana que nos pregunta si queremos añadir el motor de búsqueda. Marcamos la casilla "Usarlo ahora mismo" y pulsar el botón añadir.

Solo nos queda quitar el buscador de Google de la distribución. Para eso basta con ir a la flechita que se encuentra en el campo de búsqueda de Firefox y seleccionar "Administrar motores de búsqueda..."


Basta con seleccionar "Google" y pulsar el botón "Quitar", tal y como aparece en la imagen.
El buscador de Google España será el que se quede por defecto.

Lógicamente, si desear usar Google de otro país, basta con seleccionar el que quieras en el paso anterior.

19 dic. 2010

Los malditos pitufos

Como alguno de vosotros sabréis, existe un juego para el iPod/iPhone/iPad llamado Smurf's Village, en el cual tenemos que sacar adelante una colonia de pitufos.
No quiero diseccionar la metodología del juego, ya que mi amigo Jesús prometió deleitarnos con un jugoso artículo sobre este juego en su blog, pero al menos diré que las directrices básicas del juego en cuestión son plantar frutas y verduras, construir casitas, aumentar la experiencia mediante jueguecitos y otras chorradas que el dictador papá pitufo nos manda realizar.

El maldito juego está diseñado para enganchar al jugador haciendo que las plantaciones y construcciones duren horas y horas (incluso días enteros), jugando así con la impaciencia y expectación del propio jugador.
En un afán inútil de terminar el juego, me vi obligado a destripar un poco la aplicación para acelerar en la medida de lo posible el suplicio y sufrimiento que este juego causaba en mis neuronas.

A decir verdad, el primer "truco" y detonante de toda esta historia fue de pura casualidad, ya que adelantando la fecha o la hora del sistema, podemos acelerar el crecimiento de nuestras plantas o acciones que en ese momento ocurren en el juego.
Por ejemplo, si plantamos algo que terminará de crecer en 24 horas, bastará con salir del juego y adelantar el reloj del sistema 24 horas. Si volvemos a abrir la aplicación veremos que las plantas ya están listas para su recogida.
Un sistema, cutre, salchichero y más viejo que la pana.

Con el primer truco se puede ganar gran cantidad de monedas, pero no de "Smurfberries", una especie de bayas rojas con las que podemos adquirir nuevos elementos para nuestra colonia o bien acelerar los procesos de crecimiento y construcción. De esta forma, me dispuse a investigar en serio y así que me di cuenta de que un archivo de la aplicación es el que otorgaba nuestro nivel, monedas, bayas y otros elementos de nuestra colonia. El archivo en cuestión se llama "default01.smurfmap", localizado dentro de /private/var/mobile/Applications/XXXXXXXX-XXXX-XXXX-XXXX-XXXXXXXX/Documents/

Si lo abrimos con un editor hexadecimal podemos cambiar manualmente los parámetros de juego:

Número de nivel (del 1 al infinito)

Número de bayas (Smurfberries)

Número de monedas

Cambiando los parámetros pude descubrir dos cosas, una buena y una mala. La buena es que obviamente podemos acelerar increíblemente el juego y la mala (realmente mala) es que descubrí algo tremendamente horrible... ¡¡EL JUEGO NO TIENE FIN!! Está diseñado para durar y perdurar, dejando campo libre a los desarrolladores del juego para introducir actualizaciones y mantener aún más si cabe, la adicción al juego por parte del usuario.

Por mi parte, puedo decir que ya he terminado el juego, ya que a fecha de escribir este artículo, el máximo de objetos y potencial se encuentra en el nivel 27. A partir de ese nivel todo es lo mismo, lo digo con toda seguridad porque he estado en el nivel 90 y no hay nada más, pero como he dicho antes, supongo que los desarrolladores irán soltando pequeñas perlitas para mantener a los usuarios enganchados.

1 dic. 2010

Condón para Pendrives

El que más y el que menos tiene o ha utilizado una memoria usb para pasar datos de un sitio a otro o bien para almacenar archivos (cosa que no se debe hacer en este tipo de dispositivos, pero bueno...).

El caso es que entre la ineptitud de los usuarios que utilizan un ordenador, el windows que es tan seguro como una hormiga en una pista de baile y la cantidad de malware (virus, espías, troyanos, hijackers, etc...) que aparece cada día, esto se está convirtiendo en una pandemia.
Los antivirus hacen muy poco (en la mitad de los casos NADA) y los usuarios se pasan por el forro de los cojones las advertencias de peligro de los sistemas de seguridad (perdón por la expresión anterior, pero es lo más tibio que puedo decir en este caso).
Antes de ir al grano, informaros de que antiguamente, las memorias USB, tenían un switch (un interruptor) que servía para proteger la memoria contra escritura (igual que en los disquetes), de esa forma no podían modificarse los archivos guardados, borrar datos por accidente o bien guardar archivos sin consentimiento. Sin duda alguna, una forma muy sencilla de proteger un pendrive.

El caso es que los fabricantes comenzaron a quitar ese elemento mecánico de sus dispositivos (...la gente siempre quiere comprar barato) y ahora mismo son muy pocas las memorias que existen con este mecanismo de seguridad.
Pero que nadie desespere, porque existe un programa llamado USB Write Protect, que sirve para activar o desactivar la protección contra escritura de los pendrives.
El funcionamiento es muy sencillo ya que el software activa una rutina alojada en el microcontrolador de la memoria USB, la cual cambia el permiso de escritura-lectura de la memoria.
Así que ahora ya podéis proteger la memoria antes de salir de casa, no sea que cuando regreséis, tengáis un "regalito" para vuestro patético windows.

El programa no necesita instalación y podéis descargarlo de aquí.

Por si alguno todavía no se ha enterado, el programita en cuestión sirve únicamente para windows. Ni siquiera me he molestado en buscar uno para Linux o Mac porque la respuesta es más que obvia.